Devolución de prestación por maternidad

Hace apenas unos días, conocíamos la sentencia dictada el pasado 6 de Julio de 2016, por el Tribunal Superior de Justicia de Madrid, donde se estimaba a favor de una demandante la devolución de un total de 3.135 €, todo ello en concepto de cantidades indebidamente ingresadas – vía IRPF-, en la Hacienda Pública, por el hecho de haber dado a luz, y por ello  haber recibido en su momento prestaciones por maternidad.

La idea es sencilla: La prestación pública que abona la Seguridad Social por maternidad, no debe tributar por IRPF, por tanto no hay obligación de abonar cantidad alguna a la Hacienda Pública por tal motivo.

El camino recorrido ha sido el siguiente: En el momento en que una trabajadora, da a luz, ésta tiene derecho a 16 semanas de baja por maternidad. Mientras está de baja, la Seguridad Social abona a dicha trabajadora una prestación económica, que representa ‘casi’ el 100% de su sueldo o nómina habitual. Todo esto se articula a través de la prestación de maternidad. Y es ahí donde surge el problema: La Agencia Tributaria, ha venido entendiendo – y por el momento no ha variado su postura-, que todas aquellas cantidades que la trabajadora ha obtenido de la Seguridad Social, en tal concepto, son rendimientos del trabajo, y por tanto deben estar sujetos y tributar en la parte que correspondan por IRPF.

En cambio, el Tribunal Madrileño, ahora dice que tales prestaciones NO son un rendimiento del trabajo, y por tanto no hay – ni había-, obligación de tributar, ni ingresar a Hacienda cantidad alguna por tal concepto.

Consecuencia: Según el Tribunal Superior de Justicia de Madrid, procede que Hacienda devuelva a la demandante un total de 3.135 €, ingresados injustificadamente vía IRPF, después de haber recibido una prestación por maternidad por un valor total de 11.679 €.

Se trata de un ‘simple’ pronunciamiento judicial -dictado en un proceso determinado, y según unas circunstancias concretas-, la cual por sí mismo no puede sentar Jurisprudencia a nivel nacional. Ahora bien, no es menos cierto que dicho pronunciamiento ha abierto la puerta a que muchas madres-trabajadoras – perceptoras en su momento de dicha prestación-, puedan comenzar a formular reclamaciones administrativas en idéntico sentido, en todo el territorio nacional.

Pero ojo: Conviene advertir el hecho de que la Agencia Tributaria con dicha Sentencia no está obligada a modificar su criterio, al menos por el momento. Recordemos que Hacienda ya negó esta posibilidad en el año 2013. Por aquel entonces, la AET emitió una nota informativa en la que indicaba que – según su entender-, este tipo de prestaciones SÍ estaban sujetas a IRPF, equiparándolas a los rendimientos del trabajo. Por tanto, dichos ‘rendimientos’ debían integrar igualmente la base general del impuesto de IRPF, y por tanto debían tributar ¡A pagar! A día de hoy, este criterio sigue inalterado.

Tras el choque de trenes producido entre la AET y el TSJ de Madrid, es previsible que pueda – y deba-, existir en el futuro una unificación doctrinal por parte de los Tribunales de Justicia al respecto. Y con ello, el consecuente cambio legislativo. Pero hasta entonces, para la AET todo sigue igual.

¿Y cómo se puede reclamar?

A través de la figura de la devolución de ingresos indebidos, procedimiento tributario de tipo administrativo, que supondría rectificar las autoliquidaciones del IRPF de los años 2012,2013,2014 y 2015, y en donde además se solicite la devolución de lo tributado por la prestación de maternidad. Los ejercicios anteriores a 2012 estarían prescritos por disposición legal.

Indicar igualmente, que el permiso de paternidad (prestación económica de 15 días), también ‘encajaría’ con el concepto de renta exenta y no sujeta a IRPF, que defiende ahora el TSJ de Madrid en su Sentencia.

El conflicto, en esencia, radica en la interpretación de dos párrafos del artículo 7, letra h, de la ley del IRPF. “(…) Igualmente estarán exentas las demás prestaciones públicas por nacimiento, parto o adopción múltiple, adopción, hijos a cargo y orfandad”. Y continúa: “También estarán exentas las prestaciones públicas por maternidad percibidas de las comunidades autónomas o entidades locales”. La AET entiende que el último párrafo transcrito establece una diferencia clara y meridiana, de tal modo que para ella sólo están exentas de tributar en IRPF las prestaciones por maternidades autonómicas y locales, no así en el caso de las estatales. En cambio, el TSJ de Madrid indica que la prestación por maternidad que abona la Seguridad Social debe incluirse “necesaria y forzosamente” dentro del radio de actuación de la exención general.

Aviso para navegantes: Para evitar males mayores, es recomendable que por el momento todas aquellas trabajadoras (y por ende también los padres trabajadores), que haya percibido esta prestación desde el 1 de Enero de 2016, incorporen y declararen -para la próxima declaración de la renta, que se presentará en Mayo-Junio de 2017-, dichas prestaciones como rentas del trabajo. Así se evitan sorpresas desagradables en forma de liquidaciones complementarias y sanciones tributarias. Todo ello, sin perjuicio de que posteriormente todo/a contribuyente, pueda presentar en cualquier momento una solicitud de ingresos indebidos, en los términos expresados.

Haz un comentario

¿ Necesitas ayuda ? ¡Contacta con nosotros!
error: Content is protected !!

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para «permitir cookies» y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar» estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar