Accidente de tráfico:¿Cómo redacto el parte amistoso?

Como ya sabéis, en el despacho JAVIER MERINO ABOGADOS, con sede en Gijón (Asturias), estamos especializados en reclamaciones por accidente de tráfico, seguros y responsabilidad civil.

En otros artículos anteriores, ya tuvimos oportunidad de hablar acerca de las dudas que asaltan a cualquier conductor cuando se ve involucrado en un accidente de tráfico, e incluso algunas pautas os facilitamos para saber qué hacer.

En este artículo, queremos hablaros de uno de los aspectos a tener en cuenta cuando se sufre un accidente de tráfico, y cuya adecuada gestión es clave para el buen éxito de una futura reclamación para obtener una buena indemnización económica. Hablamos de la correcta elaboración del parte de accidentes, más conocido como “parte amistoso” o la “Declaración Amistosa de Accidente” (DAA). Aquí podéis descargar un modelo de parte amistoso o DAA.

En no pocas ocasiones, cuando el accidente es de pequeño alcance, o bien cuando no se han producido lesiones o daños materiales de consideración, los conductores tienden a redactar de manera escueta y genérica dicho parte, y a firmarlo directamente sin ningún tipo de reservas por parte de los conductores implicados.

La redacción del parte, en sí misma no es complicada, pero hay que tener en cuenta varias cosas:

– El parte amistoso de accidente permite explicar y determinar cómo se ha producido un accidente de tráfico, y por tanto resolver a cerca de la culpabilidad de los vehículos implicados en el mismo.

Con la firma del parte, se reconoce el contenido que se le haya dado al mismo, pero es una obviedad decir que queda al margen del parte todo aquello a lo que se no haya hecho referencia expresa (ejemplo: daños o desperfectos en vehículos no apreciables en el momento de redactar el parte, daños materiales en otros bienes que no sean los vehículos, identidad de los testigos, etc).

– Con el contenido y la firma del parte de accidentes, será cuando a partir de ese momento la gestión de la reclamación quedará en manos de las compañías aseguradoras de los vehículos implicados, y en particular la compañía del conductor que asuma responsabilidad. Por tanto, si alguno de los conductores no está de acuerdo con lo consignado en el parte, y no quiere firmar, está en su derecho de no hacerlo, debiendo en ese sentido llamar a los agentes de la autoridad. Sin perjuicio de lo anterior, nada impide que se redacte el parte amistosamente, y de otro lado, que puedan estar presentes los agentes de la autoridad, los cuales  elaboraran el correspondiente atestado policial.

– En caso de redactarlo por uno mismo, hay que ser lo más claro posible: Cuantos más datos incluyas y más explicaciones ofrezcas, mejor. En el propio parte, hay una columna central, bajo epígrafe «Circunstancias», en donde se ofrecen hasta 17 situaciones distintas, que sirven para reflejar la inmensa mayoría de las circunstancias que rodean a un accidente ( ej. ‘Estaba estacionado/parado’, ‘Entraba a una plaza de sentido giratorio’, ‘Adelantaba’, ‘Giraba a la derecha’… ). Si el suceso no se circunscribe a ninguna de las alternativas descritas, se puede intentar explicar de manera sencilla y clara, con nuestras propias palabras, en el apartado “Observaciones”.

Dibuja las circunstancias de accidente en el espacio central del parte, y procura que reproduzca de manera sencilla y clara lo sucedido (Por ejemplo, flechas que indiquen la dirección de cada vehículo, señalizar la zona del vehículo donde se produjeron los daños, etc.).

– Si como consecuencia de la colisión has sufrido lesiones personales apreciables en el mismo momento del accidente, puedes exponerlo en el apartado de observaciones. En cualquier caso, no te aconsejamos que lo hagas, porque el parte amistoso de accidentes no suple al parte de lesiones que puedes obtener en los servicios de urgencia del centro médico u hospitalario más cercano, y que emiten los facultativos médicos. Piensa por ejemplo, en los casos de lesiones o traumatismos cervicales -muy habituales en accidentes de tráfico de baja intensidad-, en donde es habitual que los dolores aparezcan al día siguiente, o incluso en el plazo de hasta las 72 horas siguientes al accidente. Lo que debes hacer es acudir tan pronto como puedas a un centro hospitalario, para ser atendido y reconocido de las posibles lesiones.

– Si hay daños materiales, debes exponer de manera clara y concreta cuales son esos daños, donde se localizan, a qué coche(s) afectan, si alguno de los vehículos afectados ya tenía algún daño o desperfecto previo, etc. Si además existen daños en otros bienes y artículos distintos de los propios vehículos implicados, también debemos hacer referencia a los mismos, para posteriormente reclamar la indemnización correspondiente a estos conceptos (ej. Rotura de pantalla de tablet, smartphone o GPS; Daños o desperfectos en prendas de ropa, etc.).

– Al margen del parte de accidentes, también es recomendable sacar fotografías y/o vídeos que puedan ayudar a comprender cómo ha sido el accidente. Si hay testigos, debéis intentar obtener sus datos de contacto, e incluso incorporarlos al parte, si dichos testigos os autorizan para ello. Piensa que no siempre el contenido y firma del parte de accidentes, es un elemento determinante de la responsabilidad de uno u otro conductor, sino que dicho parte queda a expensas de la interpretación de la compañía aseguradora correspondiente, pudiendo incluso rechazar responsabilidad.

– Recuerda que tienes 7 días, desde la fecha del siniestro, para entregar el parte a tu propia compañía aseguradora.

-Si bien no hay limitaciones ni prohibiciones expresas para el uso del parte amistoso, existen situaciones en las que resulta poco práctico emplear el parte de accidente:

1º.- Obviamente, cuando no existe acuerdo entre los implicados;

2º.- Cuando hay daños personales que impidan a alguno/a de los conductores implicados el poder intervenir en la redacción y firma del parte;

3º.- Cuando hay más de dos coches involucrados. En tales circunstancias, lo mejor es recurrir a los agentes de la autoridad, para que elaboren el correspondiente atestado policial.

Recuerda que en el despacho JAVIER MERINO ABOGADOS estamos especializados en accidentes de tráfico, seguros y responsabilidad civil. No trabajamos con compañías aseguradoras, sino que ofrecemos atención exclusiva a víctimas y accidentados. Prestamos servicios de asistencia y representación en procesos civiles, para interponer reclamaciones y obtener indemnizaciones por lesiones personales y daños materiales causados en accidentes de tráfico (Valoración de daños corporales, secuelas, incapacidades, lesiones, lucro cesante y daños emergente). Igualmente prestamos servicios de asistencia y representación en procesos penales, como acusadores en delitos de alcoholemia, drogas, lesiones y daños, para exigir la condena penal, así como la indemnización civil.

Haz un comentario

¿ Necesitas ayuda ? ¡Contacta con nosotros!
error: Content is protected !!

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para «permitir cookies» y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar» estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar